Estás leyendo
Coronavirus en ropa y zapatos ¿Es posible el contagio en casa?

Coronavirus en ropa y zapatos ¿Es posible el contagio en casa?

Coronavirus en ropa y zapatos ¿Es posible el contagio en casa?

Incluso aunque cada cual estemos haciendo todo lo humanamente posible para protegernos y mantenernos a salvo en medio de este confinamiento, después de que el coronavirus llegara a nuestro país a mediados del mes de febrero (y, concretamente, desde el decreto de Estado de Alarma del pasado 14 de marzo de 2020), es habitual que todavía hoy tengamos ciertas dudas relacionadas directamente con la higiene, la seguridad y las medidas de protección.

Aún cuando únicamente realizamos viajes esenciales con el fin de comprar comida, llevamos a cabo un distanciamiento social seguro, utilizamos mascarilla y posteriormente nos lavamos las manos con cierta frecuencia (o utilizamos un desinfectante para manos con alcohol), y finalmente desinfectamos las superficies como los pomos de las puertas o las encimeras al llegar a casa, es común que nos surjan algunas dudas. ¿Qué ocurre con la ropa y con los zapatos que hemos utilizado para poder salir a la calle?

La ropa es considerada como de bajo riesgo

De acuerdo a la opinión de muchos especialistas, se considera como muy poco probable contraer COVID-19 a través de la ropa o de los zapatos. Concretamente, no creen que los zapatos o la ropa se conviertan en una fuente importante de transmisión del virus. De hecho, al menos hasta el momento, no se han documentado casos de transmisión del nuevo coronavirus a través de estas dos vías.

Debemos tener en cuenta que el COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, se transmite principalmente a partir de las gotitas respiratorias expulsadas por una persona enferma. Esto significa que tanto toser como estornudar por parte de una persona infectada, cerca de otra persona que no lo está, se convierten en los medios más probables de transmisión directa.

Lo que sí sabemos es que el nuevo virus es capaz de sobrevivir fuera del cuerpo humano en una amplia variedad de superficies, lo que sí puede provocar la transmisión cuando tocamos esas superficies contaminadas, y luego nos llevamos las manos a la boca, ojos o nariz sin antes habérnoslas lavado con agua o jabón (o utilizado un desinfectante de alcohol para las manos).

Dependiendo del tipo de superficie, los expertos estiman que el nuevo coronavirus es capaz de sobrevivir desde unas horas hasta unos pocos días. Por ejemplo, el plástico o el metal proporcionan un refugio para el virus de hasta 2 o 3 días como máximo. Sin embargo, en el caso particular de la ropa, no es considerada como un material que conduzca a su supervivencia. Es decir, no se considera como la mejor incubadora para un virus.

¿El motivo? La humedad juega un papel ambiental ciertamente significativo en si un virus puede ser capaz de prosperar, o no. En este sentido, la realidad es que la mayoría de los materiales empleados en las telas hacen que la ropa no sea precisamente propicia para ello.

Por tanto, la transferencia del virus a través de la ropa, al menos por el momento, se considera poco probable, siendo esencialmente importante lavarse las manos con cierta frecuencia. Además, existen algunos escenarios determinados en los que lavarse las manos de forma inmediata puede convertirse incluso en una excelente idea.

¿Y qué ocurre con los zapatos?

Los zapatos suelen ser -evidentemente- muchísimo más sucios que la ropa, fundamentalmente por su propia naturaleza. Por tanto, es común que transportan tanto bacterias como otros contaminantes al hogar, cuando llegamos a casa.

De acuerdo a un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el nuevo coronavirus sí podría vivir en las suelas de los zapatos.

En dicho estudio, los investigadores tomaron diferentes muestras de las suelas de los zapatos utilizados por los miembros del personal médico que trabajaban en la unidad de cuidados intensivos en un hospital de Wuhan (en China, donde aparentemente se originó la enfermedad).

Descubrieron que la mitad de las muestras habían dado positivo para SARS-CoV-2, la cepa del virus causante del COVID-19 (la enfermedad respiratoria ocasionada por el nuevo coronavirus).

Por todo ello, tras estos hallazgos, los investigadores han sugerido que las suelas de los zapatos podrían funcionar como portadores de la enfermedad, especialmente las del personal médico.

No obstante, los expertos coinciden al señalar que, en realidad, los zapatos serían una fuente poco probable de transmisión del nuevo coronavirus en la mayoría de los casos.

En cualquier caso, si a pesar de ello todavía te preocupa, puedes tomar algunas medidas de seguridad adicionales para garantizar que los contaminantes no entren en casa. ¿Cómo? Muy sencillo: limpiando los zapatos y dejándolos en la puerta, o bien designar un área segura lejos de las áreas comunes del hogar, donde poder dejar tanto los zapatos como las prendas de abrigo.

Qué hacemos nosotros en casa. En nuestro caso personal, por ejemplo, optamos por dejar los zapatos en la puerta del garaje cada vez que llegamos a casa. Así, cada vez que salimos dejamos las zapatillas de estar por casa cerca de la puerta. 

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.