Estás leyendo
Cómo usar una mascarilla facial correctamente

Cómo usar una mascarilla facial correctamente

Cómo usar una mascarilla facial correctamente

Ahora que nos encontramos inmersos en plena pandemia después de que el brote de coronavirus llegada a nuestro país a mediados del mes de febrero, parece que el uso de las mascarillas faciales van a pasar a ser de uso obligatorio en la mayoría de los espacios públicos. Sea como fuere, no hay duda que utilizar una a menudo nos ayudan a sentirnos protegidos. Pero, para que verdaderamente sea así, es tan necesario como imprescindible aprender a colocarla y a utilizarla correctamente. A ello se le une también los diferentes tipos de mascarillas existentes en este momento en el mercado. Lo que puede hacer que nos realicemos la siguiente pregunta: ¿puede una mascarilla quirúrgica evitar que nos expongamos no solo al coronavirus, sino a cualquier otra enfermedad infecciosa?

¿Qué es exactamente una mascarilla quirúrgica?

Una mascarilla quirúrgica consiste en una mascarilla holgada y desechable, que presenta una forma rectangular, unas bandas elásticas que se pueden enrollar detrás de las orejas (o atarlas detrás de la cabeza) para ajustarlas correctamente y mantenerlas en su lugar.

También es posible que incorporen una tira de metal en la parte superior de la mascarilla, la cual puede ser pellizcada con el fin de ajustarla lo máximo posible alrededor de la nariz.

Como manifiestan los especialistas, correctamente utilizada, una mascarilla quirúrgica de tres capas puede ser de enorme utilidad a la hora de bloquear la transmisión de microorganismos de partículas a partir no solo de las gotas o salpicaduras.

Por otro lado, también puede ser de utilidad a la hora de reducir en mayor medida la probabilidad de que se produzca un contacto a través del contacto mano-cara (que se convierte, de hecho, en otra de las causas habituales de infección con cualquier tipo de virus, incluyendo también el COVID-19).

No obstante, es necesario tener en cuenta algo fundamental: los bordes de las mascarillas quirúrgicas no forman un sello hermético tanto alrededor de la nariz como alrededor de la boca, de manera que no es capaz de filtrar pequeñas partículas presentes en el aire, como de hecho las que se podrían transmitir al toser o al estornudar.

¿Cuándo es adecuado llevar una mascarilla?

La propia Organización Mundial de la Salud aconseja utilizar mascarillas quirúrgicas únicamente en los siguientes casos:

  • Tienes fiebre, tos o cualquier otro síntoma respiratorio.
  • No presentas ningún síntoma, pero cuidas a otra persona que sí tiene una enfermedad respiratoria. En este caso, se recomienda utilizarla únicamente cuando te encuentres a 1,80 metros (o más cerca de la persona enferma).

No obstante, es necesario tener bien presente algo fundamental: aunque una mascarilla quirúrgica ayuda a atrapar las gotitas respiratorias de mayor tamaño, no es capaz de protegernos de contraer el nuevo coronavirus, principalmente porque no filtra partículas más pequeñas (que se encuentren suspendidas en el aire), y no se ajusta cómodamente en la cara, de manera que estas partículas presentes en el aire pueden acabar filtrándose a través de los lados de la mascarilla.

Mascarillas faciales quirúrgicas

Cómo ponerse una mascarilla quirúrgica correctamente

En caso de que necesites utilizar una mascarilla quirúrgica, debes seguir los pasos que te proponemos a continuación para poder ponértela correctamente:

  1. Antes de ponerte la mascarilla, es esencial lavarte las manos con agua y jabón, durante al menos 20 segundos. También puedes utilizar un desinfectante a base de alcohol, frotándote bien las manos.
  2. Revisa si existe algún tipo de desperfecto o defecto en la mascarilla (esto es esencial, ya que en caso de existir alguna rotura la mascarilla simplemente no cumplirá su función).
  3. Colócate el lado coloreado de la mascarilla hacia afuera, dejando la parte blanca para dentro.
  4. En caso de que esté presente, asegúrate de que la tira metálica se encuentre en la parte superior de la mascarilla, colocándola contra el puente de la nariz.
  5. Sostén la mascarilla colocándote los bucles sobre cada oreja.
  6. Una vez colocada, moldea la tira superior metálica flexible a la forma de tu nariz.
  7. Tira ahora de la parte inferior de la mascarilla tanto sobre la boca como sobre el mentón.
  8. Asegúrate ahora de que la mascarilla se ajuste perfectamente.
  9. Cuando ya ha sido colocada, no es recomendable volver a tocarla de nuevo.

Y recuerda algo igualmente fundamental: si la mascarilla se humedece, o se ensucia, es importantísimo volver a reemplazarla por una nueva.

Qué no debes hacer cuando tengas puesta una mascarilla quirúrgica

Como ya te hemos comentado, una vez que la mascarilla ha sido correctamente colocada, es fundamental mantener ciertas precauciones, con lo que te asegurarás de no transferir ningún tipo de patógeno o microbio de la cara a las manos:

  • No te toques la mascarilla una vez te la has colocado de manera correcta.
  • No la cuelgues de una mascarilla, o alrededor del cuello.
  • No reutilices mascarilla de un solo uso.

En caso de tener que tocar la mascarilla mientras la usas, en primer lugar debes lavarte las manos. Es imprescindible lavarse las manos después con agua y jabón, o con un desinfectante para manos.

¿Y cómo quitarte una mascarilla quirúrgica?

Después de utilizar la mascarilla, y sobre todo habérnosla colocado debidamente, llega un instante no menos importante: el paso de retirárnosla. De hecho, es importante quitársela correctamente para asegurarnos de no transferir gérmenes a las manos o a la cara. Tienes que seguir los pasos que te indicamos a continuación:

  1. Antes de retirártela, lávate bien las manos con agua y con jabón, o bien con un desinfectante de alcohol para manos.
  2. Evita tocar la mascarilla en sí, dado que podría darse el caso de estar contaminada. Sujétala únicamente por los bucles o por las bandas.
  3. Retíratela siempre con cuidado, desenganchando ambos ganchos para la oreja.
  4. Sostén los lazos o las bandas de la mascarilla, desechándola en un contenedor de basura.
  5. Luego, finalmente, lávate bien las manos o utiliza un desinfectante de manos.

Es importantísimo seguir el proceso adecuado, tanto a la hora de ponerte la mascarilla como para quitártela, ya que minimizaremos los riesgos en la medida de lo posible.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.