Estás leyendo
Cómo bajar las transaminasas altas naturalmente

Cómo bajar las transaminasas altas naturalmente

Cómo bajar las transaminasas altas naturalmente

La alanina aminotransferasa (ALT) es una enzima que encontramos de forma natural dentro de las células hepáticas. Estas enzimas, incluida la ALT, ayudan a que el hígado pueda ser capaz de descomponer las proteínas, facilitando a su vez su absorción por parte del cuerpo. De esta forma, cuando el hígado está dañado o inflamado es posible que pueda liberar ALT en el torrente sanguíneo, lo que hace que los niveles de ALT aumenten. Un nivel alto de ALT puede indicar la existencia de un posible problema hepático, de manera que los médicos utilizan a menudo el examen de ALT cuando diagnostican afecciones hepáticas. Varias son las causas que pueden influir en la existencia de niveles elevados de ALT, incluyendo:

  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA).
  • Medicamentos recetados comúnmente para controlar el colesterol.
  • Medicamentos para el dolor, especialmente paracetamol.
  • Consumo de alcohol, aún en cantidades pequeñas.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Hepatitis A, B o C.
  • Insuficiencia cardíaca.

Independientemente de lo que esté causando que el nivel de ALT se encuentre alterado, es importante que la persona afectada trabaje conjuntamente con el médico con el fin de encontrar y abordar la causa subyacente que esté ocasionando su aumento. Pero, mientras tanto, existen algunos consejos y remedios que puedes probar para ayudar a tu cuerpo a reducir sus niveles de ALT. Toma nota:

Consumir más ácido fólico (o folatos)

El aumento en el consumo de alimentos ricos en folatos, además de añadir un suplemento de ácido fólico en la dieta están directamente relacionados con niveles más bajos de ALT. Si bien es cierto que ambos términos -folato y ácido fólico- se usan indistintamente, en realidad no son exactamente lo mismo, ya que son diferentes formas de vitamina B9. El folato es la B9 natural que encontramos en cierto alimentos. Mientras que el ácido fólico es una forma sintética de B9 que se usa en suplementos y que es incorporado a algunos alimentos procesados. ¿Sabías que tu cuerpo también los procesa de forma diferente?. Y aunque no tienden a ser tan idénticos, la realidad es que tanto el folato como el ácido fólico aportan beneficios interesantes cuando se trata de la salud del hígado, y particularmente de la disminución de las transaminasas. Una prueba llevada a cabo en el año 2011 encontró que tomar cada día 0.8 miligramos de ácido fólico era especialmente útil para disminuir los niveles séricos de ALT, especialmente cuando se combinaba con medicamentos. Algo que fue particularmente útil para aquellos pacientes que tenían unos niveles de ALT de más de 40 unidades por litro (UI/L). Debemos tener en cuenta que los valores normales de ALT varían de 29 a 33 UI/L para hombres y de 19 a 25 UI/L para mujeres. Otro estudio, aunque llevado a cabo en animales en el año 2012, encontró también que consumir más folato daba como resultado niveles más bajos de ALT, así como un menor riesgo de daño hepático. En este sentido, para ayudarte a reducir los niveles de ALY, puedes considerar agregar más alimentos ricos en folato a tu dieta, como:

  • espárragos
  • legumbres
  • coles de Bruselas
  • remolacha
  • verduras de hojas verdes, incluyendo espinacas y la col rizada
  • plátanos
  • papaya

También puedes tomar un suplemento de ácido fólico. La mayoría suele contener dosis de 400 u 800 microgramos (mcg). Lo ideal sería tratar de consumir una dosis diaria de 800 microgramos (el equivalente a 0,8 miligramos).

Tomar café

Son muchos los beneficios que nos podría ofrecer una taza de café, especialmente cuando es consumida de forma habitual, pero nunca de manera excesiva. Así, un pequeño estudio llevado a cabo en el año 2013 en un hospital examinó a personas con hepatitis C crónica. Se encontró que quienes tomaban café filtrado todos los días tenían tres veces más probabilidades de tener niveles normales de ALT, en comparación con aquellos que no lo hacían. Además, una revisión llevada a cabo en 2017 sugiere que beber de una a cuatro tazas de café al día puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad del hígado, cáncer, y a disminuir los niveles de ALT.

Haz cambios en la dieta

Seguir una dieta baja en grasas y con un contenido moderado de hidratos de carbono puede ser de gran ayuda a la hora de tratar y prevenir la enfermedad de hígado graso no alcohólico, como vimos, una de las causas más habituales de niveles elevados de ALT. Un estudio llevado a cabo en el año 2013 encontró que intercambiar cada día una sola comida por una comida vegetariana y baja en grasa podría ayudar a reducir los niveles de ALT en el transcurso de apenas 30 días. En este sentido, un estudio anterior también encontró que comer una dieta baja en calorías y carbohidratos era eficaz para reducir los niveles de ALT en adultos con resistencia a la insulina y sobrepeso. No obstante, para mejorar la salud de tu hígado y ayudar a disminuir la ALT no es necesario hacer cambios drásticos en la dieta. Puedes comenzar tratando de comer al menos cinco raciones al día de frutas y verduras frescas. Además, puedes intentar incorporar los siguientes consejos nutricionales:

  • Come pescado al menos dos veces por semana, en especial aquellos con alto contenido en ácidos grasos omega-3, como la trucha o el salmón.
  • Sustituye las grasas saturadas y trans por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.
  • Escoge granos enteros ricos en fibra.
  • Opta por proteínas magras de animales, como el pescado sin piel, el pollo, el conejo o el cerdo.
  • Intercambia los alimentos fritos por versiones asadas, horneadas o a la plancha.

No te olvides de algo fundamental

Niveles elevados de transaminasas, entre las que se encuentra la ALT, suele ser una señal de algún tipo de problema hepático. Por tanto, debes trabajar con tu médico con el fin de encontrar la causa sunbyacente que esté ocasionando la elevación de la ALT, incluso si no existe ningún síntoma (en la mayoría de las ocasiones, la elevación de las transaminasas en sangre se encuentra de forma sorpresiva después de la realización de una analítica sanguínea de rutina.

Saludablementebien tiene pautas de información estrictas y se basa en estudios revisados por pares, instituciones de investigación académica y asociaciones médicas. Evitamos utilizar referencias terciarias. Puedes obtener más información sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido sea preciso y actual leyendo nuestra política editorial.

  • Equipo de Mayo Clinic. (2019). Folate (folic acid). mayoclinic.org/drugs-supplements-folate/art-20364625
  • Heath RD, et al. (2017). Coffee: The magical bean for liver diseases. DOI: 4254/wjh.v9.i15.689
  • Iwamoto M, et al. (2013). Eating a healthy lunch improves serum alanine aminotransferase activity. DOI: 1186/1476-511X-12-134
  • Ryan MC, et al. (2007). Serum alanine aminotransferase levels decrease further with carbohydrate than fat restriction in insulin-resistant adults. DOI: 2337/dc06-2169
  • Welzel TM, et al. (2007). Blood folate levels and risk of liver damage and hepatocellular carcinoma in a prospective high-risk cohort. DOI: 1158/1055-9965.EPI-06-0853
  • Sasaki Y, et al. (2013). Effect of caffeine-containing beverage consumption on serum alanine aminotransferase levels in patients with chronic hepatitis c virus infection: A hospital-based cohort study. DOI: 1371/journal.pone.0083382
  • Qin X, et al. (2012). Effect of folic acid intervention on ALT concentration in hypertensives without known hepatic disease: a randomized, double-blind, controlled trial. DOI: 1038/ejcn.2011.192
Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.