Estás leyendo
Cómo bajar la creatinina alta naturalmente con estos 6 remedios caseros

Cómo bajar la creatinina alta naturalmente con estos 6 remedios caseros

Cómo bajar la creatinina alta naturalmente

La creatinina es un producto de deseo químico de la sangre, el cual es generado naturalmente por nuestro organismo cuando utilizamos los músculos. Dicho de otra forma, proviene tanto de la proteína que consumimos a través de la dieta como por la descomposición perfectamente normal -y natural- de los músculos del cuerpo.

La encontramos normalmente por el torrente sanguíneo, donde es transportada hasta llegar a los riñones, donde es procesada y finalmente filtrada a través de la orina. Pero si los riñones no funcionan de manera correcta, el nivel de creatinina en la sangre puede aumentar. Esto puede causar uremia (o síndrome urémico), que es un trastorno que puede amenazar la vida en la que se acumulan en la sangre y en los tejidos sustancias venenosas y tóxicas procedentes de la orina.

Es evidente que nuestro cuerpo necesita sangre limpia para funcionar de manera óptima. Y la mejor manera de reducir los niveles de creatinina elevados es tratando la causa subyacente. La diálisis, por ejemplo, es un tratamiento común para los problemas renales, consistiendo en un procedimiento médico fundamental cuando los riñones no son capaces de eliminar los productos de desecho del cuerpo (evitando su acumulación).

Pero, ¿sabías que puedes complementar estos tratamientos con diferentes remedios, y además cambiando tu estilo de vida, con el fin de reducir la creatinina? Habla con tu médico sobre las maneras de ayudar a reducir tus niveles de creatinina. Y, además, te proponemos algunas opciones naturales:

1. Reduce la práctica de ejercicio físico vigoroso

Aunque no lo creas, la creatinina no solo puede aumentar y acumularse en la sangre como consecuencia de un mal funcionamiento de los riñones. También puede encontrarse alta al practicar ejercicio físico muy intenso.

Por ejemplo, un estudio publicado en el año 2012 en la edición especializada The Permanente Journal identificó que la práctica de ejercicio físico intenso aumentaba los niveles de creatinina en sangre, como respuesta al aumento de la degradación muscular, al menos temporalmente.

Si bien es cierto que el ejercicio físico es bueno, y sumamente beneficioso para la salud, practicarlo de forma exagerada -o de manera muy intensa- puede aumentar los niveles de creatinina. Y dado que el metabolismo muscular la produce, el uso excesivo de los diferentes grupos musculares a través de una actividad vigorosa puede elevar sus niveles.

2. Reduce el consumo de proteínas

Diversas investigaciones han demostrado que comer grandes cantidades de proteína puede aumentar los niveles de creatinina en sangre, al menos de manera temporal. Y, en particular, se sabe que la carne roja cocida en particular puede afectar a los valores de creatinina.

¿El motivo? Parece que el calor de la cocción hace que la creatina que encontramos de manera natural en la carne termine produciendo creatina. Así, las personas con dietas muy ricas tanto en carnes rojas como en otras fuentes de proteína (incluidos los productos lácteos), pueden tener niveles más altos de creatinina, en comparación con las personas que consumen menos cantidad de estos alimentos.

Por tanto, si consumes mucha carne roja, lo más adecuado es reducir la cantidad y cambiarlos por recetas a base de vegetales. Una buena opción es intentar cambiar las hamburguesas de carne por empanadas de verduras, sopa de lentejas o caldos de verduras.

3. Evita los suplementos dietéticos que contengan creatina

La creatina es un compuesto natural fabricado por nuestro hígado, el cual es transportado a los músculos con el fin de utilizarlo como energía. Luego, la creatinina que no se utiliza como energía acaba convirtiéndose en creatinina.

Además de su forma completamente natural, la creatina también podemos encontrarla disponible como un suplemento oral. Por ejemplo, algunos atletas y deportistas especializados utilizan este tipo de suplementos con el fin de mejorar el rendimiento atlético.

Y, al igual que ocurre con la creatina natural, los suplementos que contienen esta sustancia también terminan por producir creatina.

Como es de imaginar, cualquier persona que desee reducir los niveles de creatinina no debe tomar suplementos de creatina. Por otro lado, debemos recordar que, por el momento, existe una investigación limitada sobre los suplementos de creatina y su seguridad en general.

4. Come más fibra

Aunque es cierto que por el momento se necesitan más investigaciones para determinar cuál es el efecto que la fibra dietética tiene sobre los niveles de creatinina, un estudio publicado en el año 2015 mostró reducciones significativas en los niveles de creatinina en aquellas personas con enfermedad renal crónica que aumentaron su consumo de fibra.

La fibra se puede encontrar en muchos alimentos, entre los que destacan sobre todo:

  • Frutas y vegetales
  • Granos integrales
  • Legumbres

5. Evita la deshidratación

Habla con tu médico acerca de la cantidad de líquido que debes beber, especialmente si tienes alguna enfermedad renal, ya que la ingesta de líquidos puede ser un problema si tienes algún tipo de afección en los riñones. Se sabe que la deshidratación puede elevar los niveles de creatinina.

Debes hablar con tu médico sobre la cantidad de agua -y otros líquidos- que debes tomar diariamente, y sobre todo, cuándo es mejor tomarlos.

6. Usa salvia

En algunos países, como por ejemplo es el caso de China, muchas personas utilizan la salvia con el fin de tratar la insuficiencia renal, una afección que se produce cuando los riñones no son capaces de filtrar adecuadamente tanto las toxinas como otras sustancias de desecho de la sangre.

Una revisión de varios estudios indicó que la salvia puede tener un efecto positivo en este sentido, especialmente a la hora de reducir los niveles de creatinina en sangre. Pero debemos recordar que la salvia es un alucinógeno, por lo que debe utilizarse con mucho cuidado.

De hecho, incluso las hierbas comunes pueden interferir con los medicamentos, por lo que es importantísimo hablar con tu médico acerca del uso de hierbas, en especial las infusiones de hierbas. Así, otras hierbas para discutir con tu médico incluyen:

  • Ortiga (hoja de ortiga)
  • Raíz de diente de león
  • Canela
  • Manzanilla
  • Ginseng

Saludablementebien tiene pautas de información estrictas y se basa en estudios revisados por pares, instituciones de investigación académica y asociaciones médicas. Evitamos utilizar referencias terciarias. Puedes obtener más información sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido sea preciso y actual leyendo nuestra política editorial.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.