Estás leyendo
Cómo hacer un smoothie más saludable

Cómo hacer un smoothie más saludable

Llenos de nutrientes esenciales, entre los que se encuentran vitaminas, minerales y fibra, son ideales para el desayuno o la merienda.

Cómo hacer un smoothie más saludable

En los últimos años, los smoothies se han puesto tan de moda que hoy en día es perfectamente posible encontrarnos con una amplísima diversidad de recetas, en los que no solo se utilizan frutas, sino también vegetales y hortalizas. Y es que, sin duda alguna, se convierten en una opción maravillosamente excelente, y sencilla, de incorporar más productos y otros ingredientes nutritivos y saludables a nuestra dieta.

Al mezclar frutas, verduras y vegetales enteros en lugar de extraer su jugo (como ocurre, por ejemplo, con los jugos y zumos de frutas, los cuales tienden a estar repletos de azúcares simples), obtenemos la dosis completa de fibra procedente de estos alimentos, y además, desperdiciamos menos cantidad de alimento.

Pero si, además, escogemos con cuidado los ingredientes que conformarán nuestro delicioso smoothie casero, podríamos encontrarnos ante una bebida tan nutritiva como saludable, que proporcione una mezcla equilibrada de carbohidratos, proteínas y grasas. Volvemos nuevamente al caso de los jugos de frutas, no tan recomendables porque en su gran mayoría brindan carbohidratos, pudiendo ser una fuente concentrada de azúcar.

Eso sí, que los smoothies puedan convertirse en una opción más nutritiva y sana, no significa necesariamente que siempre sean saludables. Por ejemplo, los smoothies ya elaborados que podemos comprar en el supermercado pueden contener más de 15 cucharaditas de azúcar. Es más, si añadimos azúcar, panela, miel o sirope de ágave a nuestro smoothie, por mucho que sea casero tampoco tendrá por qué ser adecuado. 

Incluso si tenemos el cuidado de únicamente utilizar ingredientes nutritivos, y alimentos integrales, las calorías pueden igualmente acabar siendo excesivas, pero a la hora de crear una bebida bien balanceada, no es necesario agobiarse. Existen algunas sugerencias que pueden serte de muchísima ayuda.

1. Evita siempre añadir endulzantes

A menos que se trate de pasta de dátil (la cual se convierte en un excelente naturalmente nutritivo frente a otros endulzantes menos recomendados, como por ejemplo podría ser el caso del azúcar), es fundamental utilizar solo fruta entera como el único edulcorante en nuestro smoothie.

A diferencia de los edulcorantes y endulzantes añadidos, como por ejemplo podría ser el caso de la miel o del sirope de ágave (que en un primer momento, es cierto, podríamos pensar que son opciones más nutritivas y saludables), y que solo suministran azúcar, la fruta entera proporciona vitaminas, minerales, fibra y otros fitonutrientes beneficiosos, que se combinan a la perfección a su dulzura natural.

Por tanto, lo más recomendable es intentar aprovechar al máximo el propio dulzor natural proveniente de la fruta fresca o congelada, en lugar de añadir algún otro edulcorante.

¿Lo mejor aún? Utilizar aproximadamente una taza de fruta fresca o congelada como base del batido. Las rodajas de plátano pueden convertirse en una opción maravillosa, y si el plátano maduro ha sido previamente congelado, el resultado es todavía más cremoso y refrescante. También es posible añadir trozos de piña, mango o naranja si lo que deseas es conseguir un sabor todavía más dulce si cabe.

Pero lo que debemos evitar por encima de todo es agregar jugo de frutas (como podría ser el caso del jugo de manzana), puesto que está muchísimo más concentrado en azúcar y calorías, si lo comparamos con la fruta entera. Y, obviamente, no proporcionará fibra a nuestra receta. 

En caso de que desees elaborar un smoothie todavía más cremoso, pero manteniendo bajo control -al máximo- el azúcar añadido, es conveniente escoger leche o yogures sin azúcar.

2. Añade algunas verduras o vegetales congelados a la mezcla

Si deseas conseguir una auténtica inyección extra de vitaminas y minerales, puedes probar a incorporar vegetales a nuestra bebida. Es cierto que, en algunas ocasiones, es posible que surjan dudas acerca de qué opciones añadir en este sentido.

Podrías añadir zanahorias frescas o remolacha, así como pepinos o apio, el cual combina a la perfección con el sabor suave y ligeramente ácido de la manzana. También puedes optar por un puñado de hojas de espinacas baby (debidamente lavadas).

Es más, una mezcla casi excelente es combinar hojas verdes con bayas, puesto que los tonos morados y azules de las frutas tienden a enmascarar mejor el color verde de las hojas, y ambos, además, se llevan irremediablemente bien.

3. Si deseas una maravillosa combinación de proteínas

Si quieres conseguir una bebida natural todavía más nutritiva, es posible conseguir que el smoothie posea una mayor cantidad de proteínas, convirtiéndose así en una opción excelente -por ejemplo- como desayuno.

Algunas de las mejores opciones incluyen principalmente el yogur natural (sobre todo bajo en grasas), la leche descremada o desnatada o la bebida natural de soja (pero sin azúcares añadidos). 

En caso de que optes por cualquier otra bebida vegetal, recuerda que tienden a proporcionar una cantidad de proteínas mínima, por lo que siempre es necesario analizar primero su contenido / aporte proteínico, antes de añadirlo a nuestra receta.

4. Enriquece nutritivamente tu smoothie todavía más

Si además de frutas enteras y vegetales, deseas disfrutar de una auténtica combinación de proteínas, puedes mejorar todavía más el perfil nutritivo del smoothie añadiendo copos de avena integral, semillas de chía o lino, nueces o avellanas, germen de trigo o un poco de cacao en polvo.

No obstante, si lo que te preocupa es tu peso, y no añadir más calorías de las necesarias, lo ideal es evitar aquellos ingredientes que poseen un elevado contenido calórico.

Pongamos un ejemplo: una cucharada de mantequilla de cacahuete agrega entre 80 a 100 calorías, y lo más común es no añadir una única cucharada, por lo que fácilmente podríamos añadir de 2 a 3 veces esa cantidad.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.