Estás leyendo
¿Es la panela más saludable que el azúcar blanco?

¿Es la panela más saludable que el azúcar blanco?

Aunque la panela aporta ciertos nutrientes, entre los que destacan algunos minerales y pequeñas cantidades de vitaminas, no deja de ser azúcar.

¿La panela es más sana que el azúcar blanco?

Desde hace un tiempo la panela ha aumentado enormemente su consumo, de tal manera que si bien es cierto que hasta hace pocos años únicamente la podíamos encontrar en herbolarios y tiendas de dietética especializadas, hoy día es posible comprarla incluso en supermercados. ¿Y cuáles son los motivos de este aumento en su popularidad? Principalmente porque se trata de un edulcorante o endulzante que se está volviendo tremendamente popular como un reemplazo o sustituto “saludable” para el azúcar blanco.

De hecho, a este edulcorante se le ha brindado un halo de salud que muchos nutricionistas han tildado de grave, sobre todo porque muchas personas están consumiéndolo como si de un “superalimento” se tratara, cuando en realidad habrían pocas diferencias respecto al endulzante que reemplazaría: el azúcar blanco.

¿Qué es exactamente la panela?

La panela es un producto de azúcar sin refinar que se elabora de forma tradicional en distintos países, como Colombia, Argentina, México, África o Asia. No en vano, dependiendo de su lugar de origen, es común conocerlo de muy diferentes formas: piloncillo en México, Gur en India, tapa dulce en Costa Rica, kokuto en Japón o el propio nombre de panela en países como Colombia.

Con una mayor frecuencia se suele realizar con caña de azúcar, aunque también puede usarse la caña de palma.

¿Cómo se extrae la palena y cómo se hace?

La panela se elabora mediante métodos tradicionales tanto de prensado como de destilación del jugo natural de palma o de caña, y no pasa por un proceso de refinado, como sí sucede con el azúcar blanco. Básicamente se sigue un proceso de 3 pasos:

  1. Extracción. Los bastones o las palmas son presionados con el fin de extraer el jugo dulce de la caña, o la savia.
  2. Aclaración. El jugo se deja reposar en recipientes de gran tamaño, para permitir que cualquier sedimento quede depositado en el fondo. Luego, este jugo es colado para producir un líquido de color más claro.
  3. Concentración. El jugo se coloca en una cacerola de fondo plano muy grande, y se hierve.

Durante este proceso, la mezcla se agita convenientemente; de esta manera, todas las impurezas son eliminadas hasta que solo queda una pasta de color amarillento. Luego, esta masa o pasta es transferida a recipientes o moldes donde se enfría, para finalmente convertirse en un endulzante similar al azúcar moreno. El color puede variar de marrón oscuro a dorado claro.

En relación a su poder endulzante, la panela más ligera, y considerada como de “buena calidad” suele contener más del 70% de sacarosa, menos del 10% de glucosa y un 5% de minerales.

Panela y azúcar blanco

¿Es más nutritivo que el azúcar?

Es cierto que, debido a su contenido en melaza, la panela contiene más nutrientes que el azúcar blanco (o refinado). ¿Y qué es la melaza? Un subproducto nutritivo del proceso de producción del azúcar, que generalmente es eliminado durante la elaboración del azúcar blanco. Por tanto, su inclusión incorpora una pequeña cantidad de micronutrientes a la panela, que es el producto final.

Su perfil nutricional exacto puede variar un poco, ya que depende del tipo de planta que se haya utilizado para su fabricación, puesto que lo es lo mismo utilizar la caña o palma.

No obstante, de acuerdo a la Journal of Food Processing & Technology, 100 gramos (media taza) de panela pueden contener:

  • Calorías: 383 kcal.
  • Sacarosa: 65-85 gramos.
  • Fructosa y glucosa: 10-15 gramos.
  • Proteínas: 4 gramos.
  • Grasas: 1 gramos.
  • Hierro: 11 mg (61% de la CDR).
  • Magnesio: 70-90 mg (20% de la CDR).
  • Potasio: 1050 mg (30% de la CDR).
  • Manganeso: 2-0.5 mg (10-20% de la CDR).

A pesar de este contenido nutritivo, es evidente que la información indicada anteriormente es el aporte nutritivo de una porción de 100 gramos, muchísimo más elevada de la que generalmente comeríamos de una vez. De hecho, lo más común es consumir en torno a una cucharadita (7 gramos) o una cucharada (20 gramos). Por lo que, al final, el aporte nutricional de la panela no es tan interesante.

También puede contener pequeñas cantidades de otros nutrientes, entre los que destacan vitaminas del grupo B, y otros minerales como el fósforo, cinc, calcio y cobre.

Continúa siendo azúcar

Si comparamos la panela con el azúcar refinada, es evidente que la panela parece más nutritivo. El azúcar blanco únicamente contiene “calorías vacías”, lo que significa que solo aporta calorías sin vitaminas ni minerales. Y, por este motivo, se suele considerar a la panela como más saludable.

Así, gramo por gramo, es cierto que la panela es más nutritiva que el azúcar, pero cuando se trata de describirlo como un alimento nutritivo, hay un gran “pero”: esencialmente continúa siendo azúcar. Y cualquier otro nutriente adicional que aporte, lo aporta con muchas calorías. 

Es decir, necesitaríamos consumir mucha azúcar para obtener una cantidad significativa de estos nutrientes, que sí podemos obtener normalmente en cantidades mucho mayores de otras fuentes. 

Por tanto, a pesar de que la panela puede ser un poco “más saludable” que el azúcar blanco, y puede ser un sustituto como edulcorante con más vitamina y minerales, sigue siendo poco aconsejable añadirlo a nuestra dieta, al igual que no es recomendable añadir azúcar blanca o refinada.

El consumo excesivo de azúcar (cualquier tipo de azúcar) es un factor que contribuye a la aparición de enfermedades crónicas. De hecho, la evidencia ha relacionado el consumo excesivo de azúcar con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

En caso de estar reemplazando el azúcar blanco con panela, es cierto que obtendrás algunos nutrientes adicionales, pero también con sus calorías. Además, vale la pena recordar que, por el momento, existe muy poca evidencia científica que respalden sus supuestas propiedades saludables.

Y es que, al final del día, la panela continúa siendo muy similar al azúcar blanco o refinado, y deberá ser utilizado de la misma manera, con moderación.

Saludablementebien tiene pautas de información estrictas y se basa en estudios revisados por pares, instituciones de investigación académica y asociaciones médicas. Evitamos utilizar referencias terciarias. Puedes obtener más información sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido sea preciso y actual leyendo nuestra política editorial.

  • Stanhope KL. Sugar consumption, metabolic disease and obesity: The state of the controversy. Crit Rev Clin Lab Sci. 2016;53(1):52–67. doi: 10.3109/10408363.2015.1084990
  • Ludwig DS, Peterson KE, Gortmaker SL. Relation between consumption of sugar-sweetened drinks and childhood obesity: a prospective, observational analysis. Lancet. 2001;357(9255):505–508. doi: 10.1016/S0140-6736(00)04041-1
  • The Relationship of Sugar to Population-Level Diabetes Prevalence: An Econometric Analysis of Repeated Cross-Sectional Data Sanjay Basu, Paula Yoffe, Nancy Hills, Robert H. Lustig PLoS One. 2013; 8(2): e57873. Published online 2013 Feb 27. doi: 10.1371/journal.pone.0057873
  • Rippe JM, Angelopoulos TJ. Added sugars and risk factors for obesity, diabetes and heart disease. Int J Obes (Lond). 2016;40 Suppl 1:S22–S27. doi: 10.1038/ijo.2016.10
Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.