Estás leyendo
Clementinas: nutrición, beneficios y cómo comerlas

Clementinas: nutrición, beneficios y cómo comerlas

Clementinas

Las clementinas son un híbidro que encontramos situadas entre las mandarinas y las naranjas comunes. Son unas pequeñas frutas, de color naranja brillante verdaderamente característico, fáciles de pelar, y de sabor más dulce (especialmente si las comparamos con la mayoría de frutas cítricas). Además, suelen no contener semillas en su interior, por lo que se pueden comer de forma aún más sencilla.

Desde un punto de vista nutritivo, tal y como conoceremos en el apartado en el que te hablamos acerca del valor nutricional de las clementinas, se convierten en una fuente excelente tanto de vitamina C como de antioxidantes naturales. Sin embargo, como ocurre con el pomelo, contiene una serie de compuestos que pueden interactuar con algunos medicamentos.

Información nutricional de las clementinas

Las clementinas son unas pequeñas frutas cítricas, similares a las marandinas, aunque no exactamente iguales. De hecho, hay quien las considera como un híbrido situado entre éstas y las naranjas dulces. Desde un punto de vista nutritivo destacan principalmente por su gran contenido en agua, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Así, 74 gramos de clementinas aportan:

  • Calorías: 35 kcal.
  • Carbohidratos: 9 gramos
  • Proteínas: 1 gramo
  • Grasa: 0 gramos
  • Vitamina C: 40% de la CDR
  • Tiamina: 5% de la CDR
  • Folato: 5% de la CDR

Como vemos, la mayor parte de las calorías que proporcionan las clementinas se debe principalmente a su contenido en azúcares naturales, junto también a una pequeña cantidad de proteínas.

Por otro lado, las clementinas son una fuente excelente de vitamina C, como ocurre en definitiva con la mayoría de frutas cítricas. Sin embargo, no pasa desapercibido el hecho de que una fruta tan pequeña proporcione cerca del 40% de las necesidades diarias de esta vitamina, la cual ejerce un interesantísimo efecto antioxidante, útil para prevenir el daño celular ocasionado por los radicales libres, que en grandes cantidades pueden producir estrés oxidativo.

Principales beneficios de las clementinas

Alto contenido en antioxidantes naturales

Las clementinas son especialmente ricas en antioxidantes naturales (en particular vitamina C, hesperidina, narirutina y betacaroteno), las cuales ayudan a contrarrestar los efectos tan negativos de los radicales libres, en especial tanto prevenir el daño celular como reducir la inflamación. Por ello, pueden desempeñar un papel ciertamente destacado en la prevención de distintas enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2 o las enfermedades del corazón (1).

De acuerdo a algunos estudios, la hesperidina es un compuesto antioxidante presente en los cítricos, el cual ejerce una importante actividad antiinflamatoria. No obstante, es cierto que, al menos por el momento, es necesaria una mayor investigación.

Destaca especialmente la presencia del betacaroteno, reconocido precursor de la vitamina A, que promueve el metabolismo de la glucosa y un crecimiento celular saludable, que generalmente encontramos en alimentos vegetales principalmente de color rojo y anaranjado.

Puede aumentar un mayor consumo de fibra al día

Aunque es cierto que una clementina aporta alrededor de 1 gramo de fibra, por su pequeño tamaño lo más común es que no consumamos solo una, y que incluso comamos más durante el día. Si es así, se convierte en una forma maravillosa de aumentar nuestro consumo diario de fibra.

La fibra de la fruta ejerce interesantes beneficios en la salud, dado que se convierte en un excelente alimento para las bacterias buenas presentes en el intestino, aumenta el volumen de las heces y las suaviza, ayudando a su vez a disminuir los problemas de estreñimiento ocasional (2).

También podría ayudar en la prevención de la disminución del riesgo de diabetes tipo 2 (3), y reducir los niveles elevados de colesterol en la sangre, al ser capaz de unirse al colesterol que consumimos a través de la dieta, evitando su absorción en nuestro torrente sanguíneo (4).

Puede mejorar la salud de la piel

Las clementinas son unas frutas cítricas muy ricas en vitamina C, la cual puede ayudar a mejorar la salud de la piel, tal y como han mostrado diferentes estudios científicos.

Se sabe que nuestra piel contiene grandes cantidades de vitamina C, dado que ayuda en la síntesis del colágeno, un completo de proteínas que proporciona a la piel firmeza, grosor y estructura (5). Así, obtener la suficiente cantidad de esta vitamina puede ayudar a que el cuerpo produzca la cantidad de colágeno necesaria para disfrutar de una piel con un aspecto más saludable y joven, puesto que niveles adecuados de colágeno  ayudan a su vez a reducir la aparición de arrugas (6).

¿Cómo podemos comer clementinas para disfrutar de sus cualidades?

Al igual que las mandarinas (y no tanto como las naranjas), las clementinas se caracterizan por ser frutas tremendamente fáciles y sencillas de pelar. Tanto que hasta un niño podría hacerlo sin demasiada dificultad, y por este motivo suele ser una fruta ideal para los más peques de la casa.

Es tan sencillo como tomar la clementina en la mano, pelarla desde la parte inferior o superior, y deslizar la piel o corteza con cuidado. Luego, separamos la fruta en secciones individuales, y retirar con cuidado las semillas, en caso de que tengan.

Posteriormente, si lo deseas, pueden consumirse solas o añadirlas a distintas recetas. Por ejemplo, son una opción excelente en postres como el yogur natural, o deliciosa cortada en trozos en ensaladas.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.