Estás leyendo
Apio: contraindicaciones y efectos secundarios

Apio: contraindicaciones y efectos secundarios

Contraindicaciones del apio

El apio es una planta maravillosa, la cual puede consumirse cruda o cocida. Como alimento destaca por ser una auténtica maravilla nutricional, de manera que sus beneficios van más allá de su uso como alimento puramente dietético. El apio contiene fitonutrientes, vitaminas y minerales verdaderamente útiles para la salud. Y, a diferencia de lo que ocurre con algunas verduras, el apio es capaz de conservar la mayoría de sus nutrientes, incluso aunque sea cocido al vapor.

Se trata de un vegetal perteneciente a la familia Apiaceae, conocido científicamente bajo el término Apium graveolens. A esta familia pertenecen también otros vegetales igualmente populares, como por ejemplo podría ser el caso de la zanahoria, la chirivía o el perejil.

Pero como ocurre con la mayoría de alimentos, plantas medicinales y hierbas, el apio no está exento de riesgos, especialmente cuando se consume en grandes cantidades o se opta por consumirlo en forma de cápsulas o tintura, donde su concentración tiende a ser bastante mayor.

¿Cuáles son los riesgos del apio?

El apio pertenece a un pequeño grupo de alimentos que pueden causar una reacción alérgica grave, lo que podría provocar a su vez la aparición de un shock anafiláctico, que puede acabar en la muerte de la persona que lo sufre.

Ésta se trata de una condición potencialmente fatal, causado por la liberación por parte del sistema inmunológico de una serie de sustancias químicas que inundan el organismo, en respuesta a una sustancia o elemento a lo que el individuo es alérgico.

Por tanto, quienes son alérgicos al apio deben ser cautelosos y tratar siempre de revisar las etiquetas de los alimentos. ¿Por qué? Fundamentalmente porque incluso pequeños rastros de apio pueden causar una reacción alérgica, la cual puede acabar volviéndose grave.

Principales contraindicaciones del apio

Por otro lado, el apio también tiene un contenido en sodio relativamente alto. Por ejemplo, cada tallo contiene alrededor de 35 miligramos de sodio. No obstante, esto es bastante poco, en comparación con los 1.500 mg diarios recomendados por la American Heart Association (o los cerca de 3.400 mg consumidos diariamente por la mayoría de estadounidenses).

Efectos secundarios del apio

El apio es posiblemente seguro para la mayoría de las personas cuando es consumido por vía oral, o se aplica a la piel en cantidades medicinales por un período corto de tiempo (aunque aplicada sobre la piel puede causar sensibilidad al sol, por lo que no se recomienda su uso si vas a salir a la calle o vas a tomar el sol, y la zona donde lo has aplicado es un lugar expuesto al sol).

También el aceite de apio y las semillas de apio son consideradas médicamente como probablemente seguras, cuando se toman igualmente por vía oral en cantidades no excesivas.

Precauciones especiales y advertencias a tener en cuenta sobre el consumo de apio

Alergias: Como te comentábamos en el apartado dedicado a ello, el apio puede causar reacciones alérgicas severas en personas que son sensibles tanto al apio como a la familia del apio. Por tanto, no se recomienda su consumo si se padece algún tipo de alergia, por mínima que ésta sea.

Presión arterial baja: A pesar de su contenido en sodio, el apio consumido en cantidades elevadas puede disminuir la presión arterial. Por lo que si tu presión arterial ya se encuentra baja, tomar apio podría hacer que disminuya aún más.

Problemas de riñón: Si tienes problemas renales, el apio podría causar inflamación, por lo que no se recomienda su consumo en cantidades medicinales.

Riesgo de sangrado: Aunque hacen falta estudios que lo confirmen, existe cierta preocupación de que el apio podría ser capaz de aumentar el riesgo de sangrado. Por tanto, si tienes un trastorno o afección hemorrágica, no se recomienda su consumo.

Embarazo y lactancia: Consumido como un alimento más, y en cantidades normales, el apio es perfectamente seguro durante la gestación y la lactancia. No obstante, grandes cantidades de apio pueden hacer que el útero se contraiga, causando un aborto espontáneo. También se considera que el aceite de apio y sus semillas no son seguras, por lo que no se aconseja su consumo.

Saludablementebien tiene pautas de información estrictas y se basa en estudios revisados por pares, instituciones de investigación académica y asociaciones médicas. Evitamos utilizar referencias terciarias. Puedes obtener más información sobre cómo nos aseguramos de que nuestro contenido sea preciso y actual leyendo nuestra política editorial.

  • Siska Siska et al. Effect of Apium graveolens Extract Administration on the Pharmacokinetics of Captopril in the Plasma of Rats. Sci Pharm. 2018; 86(1): 6. doi: 10.3390/scipharm86010006
  • Wesam Kooti y Nahid Daraei. A Review of the Antioxidant Activity of Celery (Apium graveolens L). J Evid Based Complementary Altern Med. 2017 Oct; 22(4): 1029–1034. doi: 10.1177/2156587217717415
Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.