Estás leyendo
5 alternativas saludables a los refrescos

5 alternativas saludables a los refrescos

El principal problema de los refrescos es su enorme contenido en azúcar, lo que les convierte en un auténtico enemigo para nuestra salud.

Alternativas saludables a los refrescos

De acuerdo a un estudio publicado en noviembre de 2017, cerca del 50 por ciento de los adultos, y el 61 por ciento de los niños (lo que es, si cabe, todavía más alarmante), informaron que, cada día, bebían refrescos. La encuesta se llevó a cabo en 2013-2014, y suponía un aumento del 62 y el 80 por ciento, respectivamente, en comparación con la encuesta llevada a cabo justo 10 años antes. Para esta encuesta participaron 27.652 adultos de 20 años en adelante, y 18.600 niños de 2 a 19 años de edad.

Como ya han demostrado bastantes estudios, como por ejemplo el que se publicó en septiembre de 2019, beber refrescos, y además hacerlo regularmente, puede acabar siendo enormemente perjudicial para nuestra salud. De hecho, se ha asociado con un riesgo mayor de enfermedad cardíaca, cáncer colorrectal y accidente cerebrovascular, entre otros.

Además, como señala una revisión publicada en agosto de 2017, el consumo regular de refrescos también se ha relacionado con la obesidad. De hecho, un estudio publicado en agosto de 2011 sugirió que tomar refrescos puede desencadenar antojos dulces al atenuar la sensibilidad a los sabores dulces, originando un círculo vicioso. 

Si tenemos en cuenta que el refresco no posee ningún tipo de valor nutricional, lo que se traduce en que no proporciona ningún beneficio nutricional, y que apenas una lata de refresco tiene más de 9 cucharaditas de azúcar, si nos atenemos a los resultados recogidos en la encuesta mencionada al comienzo, no hay duda que nos enfrentamos a un gravísimo problema.

Y es que toda esa ingesta de azúcar añadida tiene efectos dañinos en la salud. Por ejemplo, un estudio publicado en el año 2015 encontró que sustituir una única bebida azucarada al día por té, café o agua podría ayudar a reducir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 hasta en un 25 por ciento.

Lo cierto es que existen muchas otras bebidas con cualidades refrescantes, y que proporcionan cierto valor nutricional, que podríamos tomar en lugar de refrescos. Eso sí, no es muy buena idea reemplazar los refrescos con jugos de frutas, puesto que pueden contener un alto contenido en azúcar. Lo mismo ocurriría con la mayoría de bebidas procesadas de café o té, que a menudo contienen azúcar añadido.

Sin embargo, sustituir el refresco por bebidas con bajo contenido en azúcar, como por ejemplo podría ser el caso del té o del café helado sin azúcar no solo podría ayudar a reducir el consumo de azúcar, sino que sería de enorme utilidad a la hora de añadir antioxidantes beneficiosos a nuestra dieta. Y lo mismo ocurriría con la leche baja en grasa, dado que, además, proporciona vitaminas y nutrientes esenciales de vital importancia, como por ejemplo podría ser el caso del calcio.

Pero si necesitas algo de inspiración, a continuación te proponemos algunos consejos útiles para disfrutar de bebidas refrescantes que, además de saludables, se caracterizan por ser bajos en calorías. ¿Te animas a descubrirlos?

1. Infunde agua con deliciosos sabores

Conocidas como aguas saborizadas, pueden convertirse en una excelente opción siempre y cuando no sean industriales, dado que también pueden contener azúcar o edulcorantes articiales.

¿Lo mejor? Casi sin ninguna duda, optar por saborizantes naturales, para lo cual bastará con añadir a nuestra bebida algunas rodajas de algunas frutas, verduras o hierbas favoritas. Por ejemplo, limones, naranjas, fresas, sandías, pepinos, menta, hierbabuena o lima.

Solo tendremos que colocarlas en una jarra de agua helada, y disfrutar fácilmente de una bebida tan refrescante como sabrosa.

2. Maravilloso té helado

Té helado refrescante
Mariha-kitchen / iStock

Independientemente de que se trate de té verde o té negro, ambas opciones son excelentes como bebida refrescante de verano, gracias a que se combina a la perfección con unos cuantos cubitos de hielo, o cuando lo servimos bien frío en una jarra.

Y lo que es aún mejor: de acuerdo a una revisión, no solo es una bebida tremendamente rica en antioxidantes naturales; no contiene calorías, especialmente si lo servimos únicamente con agua (independientemente de que sea agua helada o caliente). 

3. Bebida refrescante de lima limón

Si a pesar de ello no puedes renunciar a tu refresco favorito con sabor a cítricos, puedes disfrutar de una bebida elaborada con agua carbonatada (agua con gas), un poco de jugo de limón recién exprimido, alguna que otra rodaja de lima recién cortada, y una pequeñísima cantidad de edulcorante, a base de stevia, la cual no contiene calorías y además es baja en hidratos de carbono.

Eso sí, aunque ayude un poco, recuerda evitar usarlo con moderación, y nunca abusar.

4. Jugo de verduras frescas

Jugo de verduras
SKunevski / iStock

El jugo de vegetales y verduras frescas se convierte en una forma rápida y tremendamente baja en calorías de disfrutar de muchos de los beneficios que nos proporcionan estos alimentos, pero sin su aporte en fibra. Además, también contienen menos azúcar si los comparamos con los jugos de frutas, por eso se convierten en una mejor opción.

Pongamos un sencillo ejemplo: un vaso de jugo de naranja recién exprimido contiene alrededor de 24 gramos de azúcar, mientras que 1 vaso de jugo de tomate apenas aporta 6 gramos de azúcar. 

¿Lo mejor? Intentar hacer nuestro propio jugo fresco de verduras fácilmente en casa, con la ayuda de un exprimidor o de una licuadora, lo que nos permitirá incluso disfrutar de parte de su fibra.

5. Opta por bebidas vegetales refrescantes si no puedes tomar lácteos

Un vaso de leche desnatada proporciona 250 mg de calcio, el equivalente a un 19 por ciento de la cantidad diaria recomendada, así como 40.8 UI de vitamina D, alrededor del 10 por ciento de su valor diario. Sin embargo, si eres intolerante a la lactosa, o sigues un estilo de vida vegano (o una alimentación vegetariana), es probable que intentes evitar los lácteos.

Si es así, la bebida de soja puede convertirse en una opción interesante, gracias a que está repleta de proteínas. También existen otras opciones útiles, como por ejemplo podría ser el caso de la bebida de almendras o de avellanas. Pero debemos tener cuidado y analizar bien la lista de ingredientes antes de comprarlas en el supermercado, puesto que muchas contienen azúcar o edulcorantes añadidos.

Por tanto, lo más interesante es escoger bebidas de soja o vegetales bajas en grasa, y sin azúcares, que además hayan sido enriquecidas con nutrientes interesantes, como por ejemplo el calcio y la vitamina D, particularmente cuando las estemos tomando como sustitutos de la leche.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.