Estás leyendo
Cómo preparar porridge de avena, suave y cremoso fácilmente

Cómo preparar porridge de avena, suave y cremoso fácilmente

Receta de Porridge de avena
Índice

El porridge de avena es una de esas recetas fáciles de hacer, pero que en muchas ocasiones tendemos a pasar por alto, a pesar no solo de su facilidad de preparación/elaboración, sino de sus increíbles beneficios nutricionales. Conocidas también bajo el nombre de gachas de avena, son un plato tradicionalmente inglés, de donde proviene (es tremendamente popular en Inglaterra, donde es común disfrutarlo en el desayuno).

Lo cierto es que se trata de un plato verdaderamente versátil, que admite una amplísima diversidad de acompañamientos, así como otros ingredientes igual de nutritivos y deliciosos. Y esto ofrece interesantes ventajas, ya que podemos disfrutar fácilmente, y en pocos minutos, de una opción para el desayuno -o la merienda- no solo deliciosa, sino nutritiva y saludable.

Empezando por el principio. ¿Qué es y en qué consiste el porridge de avena exactamente?

Si tuviera que definirla de alguna forma, podría decir que el porridge de avena es una especie de papilla o crema elaborada a partir de la cocción de los copos de avena. Es decir, es una papilla o crema caliente que puede elaborarse -es cierto- una amplia variedad de granos y cereales. Aunque, como su propio nombre indica, el porridge de avena consiste precisamente en eso: en una crema de avena cocida.

¿Y qué se suele utilizar para su cocción? En Inglaterra, por ejemplo, es tremendamente común y habitual utilizar un poco de leche Aunque también puede elaborarse con cualquier bebida vegetal (como la leche de soja, almendra o avena) o incluso con agua, opción esta última ideal si por ejemplo vamos a elaborar la crema para un bebé.

Delicioso porridge de avena

Ingredientes

  • 50 g de copos de avena finos
  • 350 ml de leche (o agua)

Consejo: Si deseas un porridge aún más cremoso, te recomiendo utilizar un poco de yogurt griego, diluido con un poco de leche y miel.

Preparación. Cómo hacer el porridge de avena

  1. Al fuego (preparación tradicional). En una cacerola pon los 50 gramos de avena, los 350 ml de leche (o agua) y espolvorea por encima una pizca de sal. Cocina hasta llevar a ebullición, y una vez alcance este punto, cocina a fuego lento durante 4 o 5 minutos más, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo.
  2. Al microondas. En un tazón grande apto para microondas pon la avena, la leche o el agua y una pizca de sal. Mezcla bien y cocina en el microondas a la máxima potencia durante 5 minutos (lo ideal es revolver a mitad de cocción). Luego deja reposar durante 2 minutos antes de comer.
  3. Una vez listo nuestro porridge de avena, vierte en tazones. Si deseas añadir el yogurt griego, añádelo por encima tras haberlo mezclado con un poco de leche y miel.

Con qué podemos acompañar nuestro porridge de avena

Todo dependerá del tipo de porridge que desees. Por ejemplo, si prefieres un porridge de avena dulce, y además nutritivo, lo ideal es añadir alguna pieza de fruta. Destacan opciones únicas como el plátano y el coco, al que también puedes añadir un poco de cacao en polvo desgrasado por encima.

También existen otras combinaciones únicas y deliciosas, como:

  • Plátano, fresas y canela molida.
  • Arándanos, coco rallado y nueces.
  • Plátano y mantequilla de cacahuetes.
  • Un cuadradito de chocolate negro.

Como puedes imaginar, las combinaciones son infinitas, admitiendo tantas como en realidad desees. Todo dependerá de lo que te apetezca en ese momento.

Servir y degustar nuestro porridge de avena

Al igual que podemos elaborar porridge a partir de otros cereales, destaca por ser un plato sumamente versátil. Tanto, que podemos añadir fácilmente una amplísima diversidad de ingredientes, para poder hacerlo -incluso- aún más nutritivo y saludable.

Podemos poner como ejemplo al popular chef Jamie Oliver, quien en el video que te dejo al final de este apartado muestra no solo cómo preparar nuestras gachas de avena en una olla de gran tamaño. También nos ofrece distintas sugerencias para poder servirlas de cinco formas diferentes, incluyendo como no podría ser menos la opción de añadir chocolate.

En mi caso, por ejemplo, opto directamente por ponerme el porridge de avena en un tazón y espolvorear por encima una cucharada de panela. No obstante, si prefieres hacerlo verdaderamente saludable, lo ideal es sustituir la panela (o cualquier otro endulzante) por un poco de canela molida.

También hay quien añade un poco de miel por encima. O simplemente añade alguna pieza de fruta. Como hemos visto en el apartado anterior, son ideales el plátano, el coco y algún fruto seco como las nueces o los anacardos.

Algunos consejos útiles a tener en cuenta

Aunque parezca sencillo, la realidad es que preparar el porridge de avena perfecto no es fácil. Pero es posible. Solo tienes que tener en cuenta algunas de las pautas y consejos que te proponemos a continuación:

  • Dependiendo del grosor de los copos de avena que utilices obtendrás una crema más suave o más densa. Por ejemplo, si optas por copos de avena comunes, y prefieres una crema o papilla de textura suave, puedes optar antes por pasarlos por un procesador de alimentos, para molerlos un poco más.
  • Para evitar que el porridge se pegue al fondo de la cacerola, es importantísimo remover constantemente. Remover como si te fuera la vida en ello. Y es que, en caso contrario, no hay nada peor que intentar despegar la avena pegada al fondo de la cacerola.

Otras variaciones interesantes

Lo cierto es que la lista de ingredientes con que podemos sustituir la avena es bastante larga. Por ejemplo, pueden hacerse con maíz. De hecho, muchos estadounidenses suelen comer papillas elaboradas a base de maíz, incluyendo polenta, sémola y papilla de harina de maíz.

También puede hacerse con trigo, arroz, trigo sarraceno, quínoa, mijo, sorgo, centeno, espelta y papas, además de otras maravillosas y exquisitas legumbres o granos.

En definitiva, como podemos imaginar, los fundamentos del porridge son siempre los mismos: el uso de un grano seco o cereal, una legumbre o una verdura, la cual se cocina hasta convertirse en un plato cremoso elaborado a partir de un líquido caliente.

Cómo hacer gachas de avena

¿Y si te apetece un porridge de avena salado?

Aunque no lo creas, no siempre hay por qué elaborar un porridge de avena de tendencia dulce. ¿Sabías que también es perfectamente posible utilizar otros ingredientes para elaborar un delicioso porridge salado?.

Igualmente puedes continuar utilizando leche como elemento líquido base, pero luego sustituir aquellos ingredientes dulces (como la fruta, la panela o la miel), por ingredientes salados o neutros como el aguacate, la calabaza o el jengibre. A continuación te proponemos dos opciones deliciosas:

  • Porridge de avena con calabaza y jengibre.
  • Porridge de avena con miso y aguacate.

Y si deseas compartir con nosotros algunas de tus combinaciones de porridge de avena más ingeniosas, puedes comentar este artículo a continuación.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.