Estás leyendo
Por qué se cae el pelo en otoño

Por qué se cae el pelo en otoño

Lejos de lo que se piensa, la caída del cabello en otoño es muy normal. Y se debe principalmente al crecimiento natural del pelo.

Caída del cabello en otoño

Aunque después del verano a muchas personas les apetece la llegada del frío, con el cambio de estación, es cierto, también puede traer consigo un problema estético muy común: la caída del cabello, especialmente durante los primeros meses de otoño y de invierno. ¿Por qué ocurre? ¿Cuáles son sus principales causas? ¿Es normal? Y, sobre todo, ¿cuándo puede convertirse en un problema?.

Un estudio publicado hace algunos años en la revista especializada ‘Dermatology’ siguió a más de 800 mujeres sanas durante un período de 6 años. Descubrieron que la mayor cantidad de cabello se perdía durante los meses de otoño. Se trata, como opinan muchos expertos, de un problema de pérdida de cabello estacional, algo que es absolutamente normal tanto a finales de verano como durante el otoño.

Y es que aunque es cierto que puede ser un poco inquietante mirar tu cepillo y encontrar en él la suficiente cantidad de cabello como para alarmarte, la realidad es que es algo absolutamente común (y normal). Es algo que no ocurre solo en otoño, sino también en invierno. Y, efectivamente, tanto el frío, como el viento y la lluvia pueden influir de manera negativa, ya que pueden resecar aún más el cabello, y volverlo más débil.

Es más, el pasado año un estudio publicado en la ‘British Journal of Dermatology’ sugirió que es absolutamente normal que se produzca, cada año, un patrón estacional de pérdida de cabello.

¿Cuáles son las causas de la caída del cabello en otoño?

Para entender por qué se produce la pérdida del cabello durante los meses de otoño, es necesario saber algo más acerca del crecimiento normal del cabello.

Un cabello humano tiende a crecer entre dos a seis años. Esto significa que, prácticamente en cualquier momento, el 90 por ciento de nuestro cabello está creciendo, mientras que el resto se encuentra en una especie de “estado de reposo” (con la excepción, evidentemente, de quienes padecen calvicie).

En la investigación publicada hace ya algunos años, los investigadores descubrieron que las mujeres suelen tener una mayor proporción de cabello en estado de reposo en los meses de julio. Mientras que el conocido como estado de reposo telógeno de la mayoría de ellos acababa alrededor de 100 días después; es decir, a partir de octubre en adelante. Esto significa que, durante tres meses, el folículo permanece inactivo, y finalmente se libera y se cae.

Y se cree que este patrón es evolutivo: el cabello se mantiene en su mejor momento, por así decirlo, durante los meses de verano, con el objetivo de proteger al cuero cabelludo de la acción del sol. De ahí que, cuando ya no son tan “necesarios”, el crecimiento del cabello tiende a evolucionar para desprenderse de los más antiguos.

Principales causas de la caída del cabello en otoño

Por suerte, cada folículo piloso es completamente independiente. Si no fuera así, y el ciclo de crecimiento no ocurriera en distintos momentos, todo el cabello se caería de una sola vez. Y sí, sería un completo horror. 

De hecho, los investigadores han sospechado durante décadas que las personas pierden una mayor cantidad de cabello en ciertas épocas del año. Y, efectivamente, algunos estudios han sugerido que el cabello se vuelve más grueso durante los meses de primavera, para finalmente “adelgazarse” y caer en otoño.

Eso sí, la evolución natural -y normal- del cabello no es la única causa. También lo son algunos factores relacionados directamente tanto con el otoño como con el invierno. El cabello es sumamente sensible al frío y a los diferentes cambios de temperatura tan característicos de esta época: la calefacción interior, el viento frío propio del exterior…

Esto puede hacer, además, que al cabello le termine faltando hidratación, por lo que puede resecarse con mayor facilidad. Una solución especialmente útil es utilizar un acondicionador profundo al menos cada semana, con el fin de reponer la humedad y reponer, además, los efectos no tan positivos de la plancha del pelo y el secador.

Ver Comentarios (0)

Si lo deseas puedes hacer un comentario

Your email address will not be published.


© Gaia Media Magazines 2012-2020. Todos los derechos reservados. Los servicios, el contenido y los productos de nuestro sitio web son solo para fines informativos. Saludablementebien no proporciona asesoramiento médico, diagnóstico o tratamiento.